Involúcralos desde pequeños

“Mi hija ha estado envuelta en mis clases de baile desde que era una bebé. Hoy en día ella da las lecciones conmigo tres veces por semana, ¡y hasta organiza maratones de baile con sus amigos de la comunidad! Mi gran secreto ha sido mostrarle que esto es un estilo de vida, no un régimen estricto”.

ESTHER MORALES-BLUM, instructora de Zumba de Raleigh, Carolina del Norte; mamá de Jessica, de 9 años.

Haz del entrenamiento un juego

“Regularmente mis hijos y yo corremos, practicamos yoga con los sonidos de los animales y entrenamos con el peso de sus propios cuerpos. La idea es que lo vean como un juego: “¿Quién puede hacer más lagartijas?”, “¿Quién es capaz de correr más rápido?”. Como vivimos cerca de la playa, hacemos competencias de carreras de atletismo en la arena.Es una manera muy fuerte de ejercitarse, pero no se siente pesado”.

DESI BARTLETT, entrenadora personal e instructorade yoga de Los Ángeles; mamá de Cruz, de 8 años,y de Nico Rocket, de 3.

Cautívalos con lo que les gusta

“Mi estrategia es intentar camuflar el ejercicio llevando a mi hija al gimnasio que tengo en casa. Una vez allí, a ella le divierte colgarse de las barras, saltar por todos lados, jugar con las pelotas, o correr conmigo. También solemos ir a explorar lugares diferentes, así evitamos la monotonía y nos divertimos juntos. Es que estoy convencido de que todo lo que a los niños les resulta entretenido, los hace mover de modo natural”.

TONI COSTA, bailarín profesional de Miami; papá de Alaïa, de 2 años.

Ten horarios definidos

“En casa limpiamos al ritmo de salsa los sábados o salimos a saltar la cuerda al terminar las tareas por la tarde. Si eres constante con el ejercicio, tus niños lo sentirán como algo natural de su día”.

 

YVES SALAS, profesora de natación infantil de Austin, Texas; mamá de Sebastián, de 7 años, Alessandro, de 5 y Matteo, de 2.