La nueva tendencia TIC que llega a los entornos educativos, con el objetivo de lograr un mayor aprendizaje competencial y colaborativo, basado en la participación activa.

Aprendiendo a través de la acción

La filosofía de trabajo en los markerspaces es la de la cooperación y el intercambio de ideas, pero siempre en busca de lograr una serie de objetivos que no pretenden cubrir una necesidad curricular, si no satisfacer la curiosidad y capacidad de sus participantes a través del principio de Learning by doing o Do it yourself (DIY).

 

Vea tambien: Ambiente agradable en el salón de clases

 

Aplicados en entornos pedagógicos suponen una adaptación prácticamente auto gestionada del aprendizaje por proyectos y en la resolución de problemas que se ve muy beneficiada por la variedad de alumnos que puede acoger. Ya que, al contrario de la distribución tradicional del alumnado en las aulas, por cursos y materias específicas, los makerspaces educativos permiten la participación de alumnos de todas las edades y áreas del conocimiento. Esta particularidad, que requiere unos mínimos de gestión, organización, y respeto mutuo por parte de los miembros del makerspace y de una mínima supervisión por parte de la autoridades docentes de la escuela, repercute en un continuo intercambio de ideas entre unos y otros de cara a lograr el mejor resultado posible.

El elemento más importante para hacer de un makerspace un lugar de aprendizaje es el impulso estudiantil de aprender para poder hacer, y el de hacer para recordar lo aprendido y poder compartirlo con los demás compañeros de espacio, o de las redes sociales.

SÉ PARTE DE NUESTRA FAMILIA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario