• La implementación de protocolos de bioseguridad para recibir a nuestros niños y jóvenes es una tarea que demanda demasiada responsabilidad, sin embargo, durante la alternancia que vivimos en nuestras instalaciones, evidenciamos que protegernos a nosotros mismos es la clave para proteger a los demás.

  • Contamos con termómetros digitales que aseguran una temperatura estable en todos nuestros miembros de la comunidad educativa, zona para desinfección de manos y calzado, vital para eliminar la propagación del virus; desinfecciones habituales en todas las instalaciones, así como la conservación del distanciamiento social, el lavado de mano continuo y espacios abiertos que aseguran la renovación del aire fresco.

  • Adicional a esto, el amor propio y por los demás es uno de los principales métodos de autoprotección, el porte adecuado del tapabocas, sumado al cambio diario de este, asegura que los lazos de amor y cuidado sean tan fuertes que en el futuro podamos volver a abrazarnos como antes.
En estos tiempos queremos seguir en contacto contigo si nos necesitas llámanos o escríbenos